Baile de novios

Hay que tener en cuenta la cola del vestido a la hora de bailar un vals
Bailando vals en la boda, con un vestido de cola

En las clases de salsa para novios de la academia de Antonio, en el Cónsul (Málaga), puedes traer la música de que hayas elegido para la coreografía del baile previsto para tu boda, o dejarte aconsejar por el profesor.

A la hora de elegir la música para tu coreografía, yo recomiendo los temas lentos. ¿Por qué? Bueno, la verdad es que porque a mí me gusta la música lenta para bailar, ya sea vals, bachata o salsa. A mucha gente le pasa justo lo contrario, que prefieren la música rápida. Por lo general, es más fácil bailar un tema rápido que uno lento, aunque parezca, de entrada, que debería ser al contrario.

Cuando ejecutas un baile rápido, los fallos se notan mucho menos, sobre todo en ciertos bailes, como la salsa. Bailar una salsa lenta, implica conocer muy bien la técnica, tiempos y los movimientos, porque el más leve fallo se notará muchísimo.

Otra dificultad añadida es que la gente está acostumbradra a las salsas rápidas, y cuando oyen una lenta, les cuesta mucho ralentizar el ritmo y bailar a la misma velocidad que la música. De hecho, en los temas lentos, casi todo el mundo va más rápido que la música.

Para mí, en cambio, es todo un placer bailar una salsa lenta, porque me permite hacer muchos más adornos, con más elegancia, acariciarme de modo más sensual, rozar la piel del hombre y en definitiva, relajarme y pasármelo bien, que es de lo que se trata.

Cuando veo a la gente bailar canciones rápidas, no puedo evitar compararlos con esos gorrioncitos que van por la calle avanzando a saltitos, porque esa es la única forma que saben poner en práctica para caminar.

¿O acaso habéis visto alguna vez a un gorrión andar como a un gallo o gallina, poniendo primero una pata delante y a continuación la otra, igual que caminanos las personas?

Si alguna vez lo ves, avísame, porque esto tengo yo que grabarlo en vídeo.

Autor: Vanesa.